Y a él, por analogía, lo llamaron Atlas.